Compliance Penal y Fiscal

Siendo francos, ninguna empresa o persona moral quiere tener algún tipo de conflicto o incumplimiento con entidades gubernamentales que regulan el quehacer profesional. Sin embargo, los cambios regulatorios, el lenguaje complicado y la especialización de procesos complican este objetivo. Es por eso, que existen programas y asesorías dedicadas especialmente a cumplimiento normativo, tal es el caso del compliance.

En México, el compliance ha ganado popularidad a partir de la reforma penal fiscal que se publicó en el Diario Oficial el 2 de Enero de 2020. La modificación a la ley deriva de los más de 2 billones de pesos que el país perdió en los últimos cinco años, debido a defraudación fiscal y otros actos relacionados. En la reforma se aumentaron las sanciones a quienes se vean involucradas en la compra o venta de facturas falsas, así como para quien las emita; se equipara la defraudación fiscal con el crimen organizado; y se considera amenaza a la seguridad nacional al actuar ilícito contra el fisco; entre otras modificaciones y anexos. En pocas palabras, las medidas son mucho más estrictas y las sanciones de mayor magnitud e impacto.

¿Qué es la Responsabilidad Penal de las Personas Jurídicas?

De acuerdo a lo anterior, las personas jurídicas tienen una responsabilidad penal. Lo que significa que serán responsables de los delitos cometidos a su nombre, por su cuenta, en su beneficios o a través de los medios que ellas proporcionen. De igual manera, se considerará punitivo el no observar o no tener el debido control del cumplimiento y seguimiento de las responsabilidades fiscales de su organización.

Como consecuencia, es de mayor importancia el cumplir de manera adecuada y en los tiempos indicados con las obligaciones fiscales, así como evitar o minimizar los riesgos que puedan presuponer este u otros cambios en la ley. Por ello, te decimos todo lo que tienes que saber sobre esta estrategia.

¿Qué es y para qué sirve un servicio de Compliance?

El compliance o cumplimiento normativo son mecanismos de prevención de riesgos. Se trata de una asesoría especializada que identifica elementos de conflicto (ya sea a nivel fiscal, penal o laboral). Lo cual permite mitigar los riesgos penales y fiscales, así como las consecuencias que estos pueden representar. Entre sus beneficios, se encuentran los siguientes:

  • Mantener una buena imagen o reputación
  • Seguridad al negociar o generar contratos con otras emperesas
  • Tener tratos comerciales más seguros
  • Mejorar orden y controles internos
  • Beneficios financieros, tales como evitar sanciones o la reducción de las mismas
  • Ser una empresa más transparente
  • Mejora en la ética corporativa

Hay varios tipos de compliance, en este caso se ahonda únicamente en el penal y fiscal.

Compliance Penal

Prevención de delitos o riesgos penales, lo cual garantice el respeto a la normatividad y promueva una cultura de legalidad en todas las personas que conformen una institución. Su fin último es evitar penas económicas u otro tipo de castigos penales.

Compliance Fiscal

Su objetivo es el cumplimiento de las obligaciones fiscales o la reducción de contingencias, detectando riesgos oportunamente que puedan significar sanciones que afecten a la empresa. Para ello sé recomiendan políticas internas y controles como mecanismos de prevención, así como el monitoreo de las mismas para asegurar su cumplimiento.

En México existe una norma (NMX-CC-19600-IMNC-2017), cuyo objetivo es “establecer, desarrollar, implementar, evaluar, mantener y mejorar un sistema de gestión del cumplimiento eficaz y responsivo dentro de una organización”, la cual funciona para tener los parámetros y directrices. Sin embargo, su publicación data de 2014 y los cambios suceden constantemente. Tan es así que de acuerdo a un reporte de KPMG (2020), la mayor amenaza para las organizaciones son los constantes cambios regulatorios.

Es por ello, que en BPC recomendamos una asesoría especializada e integral para minimizar y controlar los riesgos de manera adecuada y puntual.

Leave a Reply